Es perfectamente conocido que las operaciones mineras alteran y modifican el entorno donde se realizan. A nivel primario y dentro de los efectos que se pueden generar, están los que afectan al medio ambiente:

  • Consecuencias negativas sobre la biodiversidad

  • Impacto sobre fuentes de agua

  • Infiltraciones al subsuelo

  • Ruido y vibraciones

  • Emisión de partículas que afectan la calidad del aire

(más…)