La Convención de Nueva York sobre el Reconocimiento y Ejecución de Laudos Arbitrales Extranjeros de 1958, tal como fue aprobada por el Congreso Nacional el 10 de julio de 2002 se aplicará en relación a la ejecución forzosa de un laudo arbitral extranjero en la República Dominicana, siempre y cuando sea definitiva y concluyente entre las partes. De conformidad con el artículo 3 de la citada Convención, cada uno de los Estados contratantes se compromete a reconocer la autoridad de los laudos arbitrales y a conceder su ejecución bajo las normas de procedimiento vigentes en el territorio donde se invoca el laudo, acordes con las condiciones establecidas en la Convención, al tiempo que se prevé que el reconocimiento y la ejecución de los laudos arbitrales extranjeros no estarán sujetos a condiciones apreciablemente más rigurosas, ni tarifas o gastos más altos, que los aplicables al reconocimiento y ejecución de laudos arbitrales nacionales. (más…)