Amparadas por la Ley nº 4315, del 22 de octubre de 1955 y por el Decreto n. º 997-02, las zonas francas comerciales en República Dominicana fueron creadas con el objetivo de promover el comercio turístico, ofertando al viajero extranjero la oportunidad de adquirir mercancías libres de aranceles e impuestos aduanales de importación. La supervisión y control de la operatividad del régimen especial está a cargo de la Dirección General de Aduanas, institución dependiente del Ministerio de Hacienda de la República Dominicana. Instaladas en el país bajo la modalidad de lo que hoy se conoce como tiendas de exhibición y ventas de mercancías –Duty Free– dentro del ámbito de los hoteles y centros turísticos de la República Dominicana, dichas tiendas deben estar localizadas en áreas especialmente dispuestas para ello, como por ejemplo hoteles, aeropuertos, centros turísticos y otros destinos, a criterio del Ministerio de Turismo. En todas estas locaciones debe darse una característica esencial, que su acceso esté restringido y/o limitado a los turistas. El visitante y/o extranjero podrá adquirir desde cosméticos, perfumes, cigarros, bebidas alcohólicas, carteras para hombre y mujer, camisas para hombres, corbatas, joyas y accesorios femeninos, souvenirs de cristal y típicos elaborados en cristal y otros materiales, café dominicano, chocolates, lapiceros, lentes de sol, revistas y periódicos, entre otros productos, todos fabricados en las zonas francas de República Dominicana.

Beneficios impositivos de las Zonas Francas en República Dominicana

Las empresas de zonas francas comerciales en República Dominicana, instaladas según el decreto antes mencionado, se beneficiarán del 100% de todas las exenciones de las regulaciones aduaneras y del pago de los impuestos de importación y exportación de las mercancías dispuestas en la Ley n.º 4315, del 22 de octubre del 1955. A continuación se enumeran las exenciones aplicables:

  • Del pago de impuesto sobre la renta establecido por la Ley 5911, del 22 de mayo de 1962, y sus modificaciones, referentes a las compañías por acciones;
  • Del pago de impuesto sobre la constitución de sociedades comerciales o de aumento del capital de las mismas;
  • Del pago de impuestos municipales creados que puedan afectar estas actividades;
  • De todos los impuestos de importación, aranceles, derechos aduanales y demás gravámenes conexos, que afecten las materias primas, equipos, materiales de construcción, partes de edificaciones y equipos de oficinas, entre otro; todos ellos destinados a: construir, habilitar u operar en las zonas francas en República Dominicana;
  • De impuesto de patentes, sobre activos o patrimonio, así como el Impuesto de transferencia de Bienes Industrializados –ITBIS–;
  • De los derechos consulares para toda importación destinada a los operadores o empresas de zonas francas;
  • Del pago de impuestos de importación, entre otros.

Informaciones importantes sobre las obligaciones tributarias de las Zonas Francas en República Dominicana

Las zonas francas comerciales instaladas en República Dominicana deben realizar el pago del 5% sobre el monto total de las ventas brutas durante los primeros cinco días del mes siguiente a aquel en que fueron realizadas esas ventas, tal como lo dispone la Ley n.º 397 del 2 de enero de 1969. Debido al constante crecimiento del sector turístico del cual somos beneficiarios, con la construcción y entrada en operación de complejos turísticos a lo largo de todo el territorio nacional, esta modalidad y/o régimen especial de zona franca ha encontrado un nicho para impulsar su evolución a través de todo territorio nacional. Así mismo destacamos que en virtud del plan del gobierno de apoyar el desarrollo sostenible y promover todos los sectores, la aplicación de incentivos y exoneraciones impositivas se ha extrapolado al sometimiento de nuevas normativas, por lo que se han agregado nuevos elementos a la ecuación para beneficio e incentivo del turista visitante y no residente en el país, como sucede con el proyecto de ley sobre la devolución al turista extranjero del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicio –ITBIS- sometido en el Congreso recientemente para aprobación y aplicación en todo el territorio nacional. En caso de ser aprobado será posible la devolución del impuesto y realizado sobre las compras de productos y consumos nacionales adquiridos para uso personal o familiar, y que tengan por destino ser utilizados o consumidos en el exterior, elevando el poder adquisitivo y aumentando el consumo de los visitantes en los comercios y productos elaborados localmente Al igual que con la implementación del régimen de zona franca en República Dominicana , regulada también por la Dirección General de Aduanas, de ser aprobado el proyecto de Ley antes mencionado, con el objetivo de aumentar la presencia de turistas en el país e impulsar el consumo en el comercio local a través de incentivos a los turistas, se verá afectada la operatividad de las tiendas Duty free localizados en los hoteles, y de ser así, será compensado en virtud de los efectos positivos de la entrada en vigencia de un marco legal más favorable al turista desde el punto de vista impositivo. De algo no hay dudas, el turismo de shopping pudiera tener una muy buena oportunidad de crecimiento dentro de la Republica Dominicana.